100

En ese momento de su vida las máximas de su conducta habían quedado ya anticuadas. No le quedaba tiempo para crear otras nuevas y tampoco podía, por ello, plantearse nuevos retos. En su mente rondaba incansable la misma voz que esta historia os narra repitiendo sin cesar estas palabras:

-Cuenta cada una de las letras de este canto y cuando hayan formado cien vocablos el telón ya se habrá cerrado.

El anciano no temía el juicio que le esperaba al otro lado porque su consciencia, tranquila y aletargada, sabía que había consumido cada palabra y que todas estaban ya plasmadas. tumblr_n70p20evpC1qfimcoo1_1280

Anuncios

Sobre los designios de Jah

Llevo tiempo sin aparecer por aquí. Sin dar la cara como escritor , como persona, limitándome a lanzar pobres misivas en forma de textos para no dejar a la vista ciertas realidades que se alargan como sombras al atardecer. Algún día os seguiré contando mi historia (Esa a la que castre cuando comenzaba a tomar forma) pero de momento no quiero abusar de vuestra confianza ni ofreceros abiertamente la mía. La persona dentro del escritor que plasma los textos suele guardar historias que ni el mismo puede soportar, las cuales guarda esperando a que los ácidos de la experiencia las digieran dejándolas de una vez fluir por su venas y por su pluma. Puede que sea así.

Hoy quería tomar unos minutos para hablar conmigo mismo a la vista de todos los que paréis por aquí. Quería recordar a una persona de la que creía que me había olvidado hasta que esta mañana me confirmaron la sospecha de que había fallecido. Su nombre no es relevante en este escueto obituario. No creo si quiera que el hubiera recordado el mio después de tantos años sin cruzar una palabra. Su vida y lo que rondara por su cabeza no fueron nunca de mi particular interés por ello los detalles al respecto de su paso por la existencia también quedarán exentos de aparecer en estas líneas. ¿Y porqué entonces dedicarle un adiós a un total desconocido? Porque, tanto él como yo y como otros muchos que vivimos los primeros años de un violento siglo XxI, compartíamos algo en común. Una esquina en un callejón que abraza la parte trasera de un centro comercial ruinoso que se sostiene gracias a tres  o cuatro pequeños comercios de poca monta, una farmacia y un restaurante chino. Allí, a espaldas de la policía,  dedicábamos las tardes a quemar nuestros mundos con hachís y cerveza.  Allí no eramos nadie, allí no fuimos nadie. Solo historias que se perdían en el humo que cubría el callejón.

Y el tiempo pasó volviéndonos más locos, más viejos, más desesperados y más tristes. No había nada por lo que luchar y el trocito de cielo que se dejaba entrever cuando nos tumbábamos sobre el pavimento frío no bastaba para que algún sueño alzara el vuelo. Poco a poco crecimos para darnos cuenta de lo pequeños que eramos ante la vasta inmensidad que suponía el mundo que creíamos dominar.  Algunos decidimos huir para tratar de abarcar todo eso que se mostraba ante nuestros ojos. Otros abandonaron el callejón pero siguieron llevándolo consigo allá donde fueran. Dejamos de hablar, nos perdimos y el tiempo disipó el humo que cubría la historia del callejón, disolviendo con él las historias que escribimos en el pavimento.

Cuatro años después de que todo aquello despareciera, él fumaba entre las paredes de su cuarto. Con el, dos o tres personas más. Sus padres dormían en la habitación de al lado. La brisa pesada que dejó lo que fuera que fumaran les llevó a comer lo que tenían a mano. Una corteza de cerdo bajó por su garganta y encalló en su esófago. Toses, estertores, y un adiós. No tengo detalles de como aconteció pero aquellos padres amanecieron sin un hijo. Desde ese momento, las cuatro paredes que le cobijaron en sus últimos minutos se volvieron un templo a su alma y aquellos que vivieron con el esos últimos momentos siguen volviendo allí para extasiarse  en compañía del alma del amigo que perdieron. Yo no le conocía y me siento obsceno al tratar en abierto un hecho por el que muchos han sufrido y por el que a mi me cuesta inmutarme. Pero me siento obligado y quiero hacerlo porque tanto él como yo vivimos el comienzo de una nueva era  y ambos  compartimos el mismo pedacito de cielo cuando aún nos creíamos eternos. Puede que, esté donde esté, no sepa ni quien esta  detrás de estas líneas pero esa idea no me desalienta a la hora de decirle adiós.

Allí donde estés, de parte del chaval rubio que se ponía ciego en un rincón del callejón, espero que hayas encontrado paz y liberación.

Adiós.

Fundido en negro multicolor.

(Redoble de tamor.)
(Redoble de tambor después de que el forzudo, ciego y deficiente Tamor, venido de los Urales, dejara de golpearse la cabeza con dos tibias de buey.)
(Cornetas.)
(Trompetas.)
(Saxo.)
(Sexo entre bastidores.)
(Silbido de bengalas.)
(Los tigres se sienten sexys.)
(Entra el director de escena.)

…Y con ustedes …

 (La emoción puede a una señora de la grada que muere de un infarto creyendo haber descubierto quien es el susodicho artista)

 

¡¡¡¡¡¡¡ WEEEEEEEEEESSSSSSSS ANDERSON !!!!!!!!!

 (Aplausos.)
(Vítores.)
(Fanfarria.)
(La vieja vuelve a la vida y le dice a su marido, sordo por el impacto de un obús en Calais durante la segunda guerra mundial, que era una falsa alarma.)

 (Un niño llora de terror al confundir a su madre con un póngido.)
(Los póngidos, indignados, atentan contra la carpa en un envite revolucionario.)
( El anciano sube el volumen del sonotone al intuir el chasquido de una nalga lacerada.)
(El niño huye de su progenitora , tropieza y rueda grada abajo para acabar a los pies del un majestuoso alce.)

 (La carpa cae por el envite de los póngidos.)
(El anciano abraza a su anciana esposa con una sonrisa mientras las balas y las nalgas de otros tiempos pasan rozándole las sienes.)

 (La carpa lo cubre todo.)
(Un mar de figuras antropomórficas se deslizan bajo la tela profiriendo gritos de terror. Dos no se inmutan y quedan suspendidas en una imagen)
(En el centro del agitado mar amarillo y azul, la sombra multicolor de un alce bajo la carpa al que rodean tres tigres de Bengala.)
(Anderson no aparece y los expectadores exigen la devolución de sus entradas.)
( Una bengala se enciende bajo la tela.)

 (Alaridos de animales de toda clase y condición.)

 (Fuego.)
(Arde la punta de un cigarro que sostiene en sus labios un detective en blanco y negro que habla con una voz en off dentro de un bar multicolor.)

 (Y Bien? dice la voz.)

 ( Calada dramática.)
(Crepita el cigarro.)
(Bocanada de humo formando letras en el aire.)
( Se lee en el humo gris sobre el fondo multicolor “Al final..”)
( “…se cerró el telón” dice para si misma la voz en off.)

 (FIN)
(APLAUSOS)
(CRÉDITOS)
(Gente que vacía la sala)
(Fundido en negro multicolor.)