Alguien llama.

Ding!
Llaman a la puerta.
Ding Ding!
Vuelven a llamar.
Ding Ding Ding!
Debe de ser importante.
Din…
¿Quién es?

Y entonces te responde. Y el pelo se te eriza. Tiemblas. Cómo es posible qué…? Y preguntas…

Tu?
Y te responden…
No, tú.
Yo?
No, no. Tú.

Y entonces te preguntas. Y el pelo se te eriza. Tiemblas. Quién…? Pero ya es demasiado tarde. Y afirmas…

Yo.
Y te responden…
Si, tú.

 Robert Doisneau The Doorbell, 1934


Robert Doisneau, “The Doorbell” , 1934

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s