YO

YO,
deseo,
añoranza,
llanto,
ansia.
Todo él,
cambio.

Ver, también.
Ver manos golpeando heridas abiertas,
cicatrices que se cierran.

Sentir,
sentir la vida impactando en la carne,
la devastación a su paso,
sabiduría que germina en nuestros campos.

Morir,
en cada momento,
para ser siendo más.
Dejando todo atrás al marchar.
Abandonar el deseo al desear,
liberándonos de las prendas arácnidas
danzando desnudos en las estelas del telar.

Llorar por las lágrimas vertidas,
celebrando adioses a todo lo que te fue entregado,
para esperar más de aquello que abrazaste
al dejar la angustia de aquellos mundos
que con tus brazos pretendiste abarcar.

Mutar en el ser infinito,
transmutar la esencia en plenitud,
quebrando nuestros universos
para sembrar el firmamento
con las estrellas que conforman
las piezas de nuestro ser.

Esparcirse por el todo,
sintiendo la brecha vital que nos escinde
quebrando la presa que nos constriñó.

Avanzar mientras nos desgajamos las carnes
para abrazar al no ser de la existencia,
sumergiéndonos en aquello que siempre fuimos
cuando creímos ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s