Sobre los últimos días de una cruenta guerra. (Tercera parte. En la que empieza la violencia y se parten caras.)

Creo que me puse muy melosón en la anterior entrega y va siendo hora de contar lo bueno, las broncas, las borracheras y los amaneceres bañados en sangre. De verdad, me gustaría que fuera así pero no hay mucho que decir. Una bronca siempre es una bronca. Da igual a quien le lances un derechazo a la cara o le muelas las costillas, siempre serán dos tipos muy cabreados haciendo algo estúpido a causa de un absurdo. Las razones de las broncas, pensaréis, son lo que marcan la diferencia entre una buena pelea  y un duelo de gatitos pero eso es cuestión de huevos que de razones. Puedes partirle la cabeza a un tipo por comportarse como un gilipollas en la cola del banco y dejarle en la acera con la cabeza abierta pintando de color seso y sangre el asfalto o puedes, y esto es más común, no tener más que palabras con el cabrón que te ha traicionado. Y la razón detrás de eso es simple, es mas fácil desatar tu rabia con un desconocido al que no te une nada y al que eres incapaz de imaginar madrugando para dar de comer a una familia que hacerlo con ese gilipollas infame que ha estado a tu lado durante un puñado de años. Así es, aunque seamos unos monos hijos de puta siempre nos podrá el corazón.

Esta foto tiene sorpresa

Era septiembre, la muerte de un verano de cambios. Me puse una camisa azul, unos vaqueros, me peiné y me miré al espejo viendo el reflejo de los tiempos en los que mami me vestía para ir a clase. Era absurdo pero no hubiera podido ser de otro modo. Me habían admitido en esa prestigiosa academia de mierda donde los niños eran ricos, buenos y aplicados y exigían que me mostrara como un niño rico, bueno y educado. Nada mejor que una camisa azul, unos vaqueros, unas deportivas anodinas y el pecho perfumado. Pero no sirvió para una mierda. Siempre he sido un niño en mi interior, un niño de metro noventa aficionado al whisky, la cerveza y las mujeres; y eso ha echo que muchas veces pesaran más mis imágenes mentales que la propia realidad. Y allí estaba yo, cigarro en la boca, nubes de humo, el sol brillando en mi tez ligeramente bronceada, imaginando a una clase plagada de niños pijos repeinados. Pero no fue así. Parece ser que esos niños tan dulces que me pintaron en la entrevista no eran más que un grupo de fascistas absurdos que pregonaban el viva España, viva el “fúrgol” (si, el fúrgol), el “Jail” Hitler y el viva Franco como si fuera alguna clase de mantra cósmico. Eso, unido a los clásicos añadidos del fachilla de medio pelo (Véase el odio interracial, la xenofobia, el rechazo de otros pensamientos políticos y su metódico comportamiento social.) , hacían de ese puto antro un jodido agujero del mal. Allí iban a estallar cohetes y se supo desde el primer día. Creo que fue Sun Tzu el que dijo que los buenos guerreros hacen que los adversarios vengan a ellos, y de ningún modo se dejan atraer fuera de su fortaleza. Y eso hice. En un vistazo pude encontrar mi punto de partida, un chavalín solitario de entracejo frondoso e  hipnótico que parecía alejarse de la masa. Me junté a él y pasé desapercibido durante todo el año. Eran más, más grandes, más fuertes y más estúpidos y eso, señores, era lo peor. A una persona inteligente le puedes convencer de tu postura pero a un estúpido tienes que enseñarle a comprender. Eso es como pedirle  a un  puma salvaje  que pase por un aro de fuego.

Un puto año, un jodido, largo e intenso puto año. Conocí gente (La niña troll fascista amante de las pollas, el pijo facha que quería follarse al troll, la loca solitaria enganchada al wassap, el costra que salió escopetado para no volver, la pija undergroun moderna de mierda que se  folló al costra, y el hipster prepotente que quería follarse a la underground pregonando que follaba mucho y muy bien con otros entes de su especie), gente especial, no porque me importaran sino porque… Bueno, da igual, creo que se ha entendido. También conocí a los profesores, uno que me prometió ayudarme a publicar mi novela (Al final ni novela ni publicación), otro era un humorista venido a menos que daba clases de historia (en quien no me voy a para mucho ya que quiero dedicarle un espacio en un futuro solo a él), una profesora de inglés  redonda y avenjentada que apestaba a tabaco, una profe de matemáticas rubia y escuchimizada con un tatuaje al final de la espalda ( ^^ If you know wht i meant… ) y todos los demás que continuaron durante el año siguiente. Saqué notas decentes, las pasé putas con las entregas de trabajos, y al final logré sacar adelante el año.

Por añadir algo más, creo que el costra salió de allí porque le había hundido el puño en el diafragma a uno de los pijos estilosos pero eso no me quedó muy claro. Conocí a otras personas en los últimos meses de clase. Un vasco con un apellido impronunciable, una  rubia provocativa con la que me encabroné por un trabajo, una rapera bajita poco atractiva que me metió en un embolao tiempo después y un par de fumetas a los que no he vuelto a ver desde entonces.

Creo que fue en ese año en el que me desligue del grupo con el que salía (El chico del gimnasio al que le robé a mi musa, un chaval fuertote y bien acomodado que tenía una relación llena de altibajos con una rubia desde hacia años y un tipo gordo con sueños de Dj y Drum & Bass). Fue por el gordo, siempre es por el gordo. Si conoces a un tipo gordo no te fíes, tratara de comerte cuando menos te lo esperes. Salía con mujeres gordas y salidas (Una trató de violarme en un baño y fue terrible.), con hambre de carne y de hombre. Horrores lípidos sedientos de amor. Pero ni su peso ni sus venos eran problema, no. El mayor problema de un gordo, y de cualquier persona, es cuando su ego llega a pesar más que él. En una persona normal eso puede sobrellevarse pero en un gordo… Mala cosa. Llevamos a cabo proyectos muy interesantes juntos, nos emborrachabamos los viernes por la tarde, y los domingos echábamos la tarde jugando al Call of Duty. Pero le pudo el ego. Me toco los huevos muchas veces y las pase por alto. Era un tipo desagradable pero en cierto modo le quería. Era un amigo. Pero un día me toco los huevo diciendo algo que no puedo recordar. Algo de una zorra, tu zorra decía. Mucha mierda. Se me fue el puño. Quería con locura a ese tipo pero disparó mi puño. A partir de  ahí sangre, mierda y humo. Le quería, coño, pero no podía soportar su ego. Quería ver a su ego con la cabeza abierta en la acera pintando de sesos y sangre el asfalto. No podía imaginar a su ego trabajando para dar de comer a una familia. No podía y eso disparó mi puño.

Nos dejamos de  hablar y yo me fui por mi lado. La maldición del escritor tal vez. Esa que hace que los que escribimos acabemos jodidos, solos, borrachos y locos. La borrachera y la locura se pueden sobrellevar, son divertidas si sabes sobrellevarlas pero lo de la soledad… Eso es otra historia. Es como estar borracho y pasar frío, que el frío cale  en tus huesos y que no tengas como entrar en calor. La locura, en cambio, es más amable. La masa tiene la televisión para acercarse al absurdo de la realidad pero los locos están ahí, en el vasto absurdo, las 24 horas, sin descanso. Eso no debe de estar del todo mal mientras las cosas no se vayan de madre y empieces a ver demonios  y cuervos parlantes (Nevermore! ). Perdí cosas en esa guerra, cosas  que nunca podré recuperar, y rompí otras que nunca podré arreglar pero me quedaba alguien a mi lado que, a pesar de las tormentas, tenía ganas de pelear.

Bueno, me voy. Esto se me ha escapado de nuevo y estoy pasando del límite. Dentro de  poco, más. Ah, sí , se me olvidaba, pararos a leer el comentario de abajo. Ese es para vosotros. Me despido hasta la próxima.

 
Anuncios

5 comentarios en “Sobre los últimos días de una cruenta guerra. (Tercera parte. En la que empieza la violencia y se parten caras.)

  1. Sí, esto es para vosotros porque yo lo valgo, porque es mi entrada número 30, porque llevo meses con este blog y, sobretodo, porque me da la gana.
    ¿No os pasa que, cuando hacéis algo de lo que os sentís orgullosos deseáis que alguien os lo reconozca? ¿O cuando vais a presentar un trabajo, ¿No os gustaría que alguien os diera su opinión al respecto?

    Pues en esas ando, buscando que todos los que habéis puesto la vista aquí perdáis el miedo a comentar, que me lancéis tomates, que me deis vuestras críticas y todas esas cosas que alimentan a un escritor y le hacen crecer.

    Así que aquí os espero.
    ¡Un abrazo!

    Me gusta

  2. Me ha encantado el detalle del Pato Donald^^

    Y que decir que no haya dicho ya, me encanta tu blog, tu forma de escribir ya sea de esa forma tan cruda en que a veces lo haces como cuando te vuelves más meloso.
    Me tiene enganchadita tu Cruenta Guerra 😉

    Un fuerte abrazo.

    P.D. No he comentado por tu supercomentario =P
    Ha sido el Pato Donald jejeje

    Me gusta

  3. Alex, tu forma fresca de contar la historia es alucinante, tiene ritmo y se lee que da gusto, superfluido. He de confesarte que me gustó más el capítulo anterior porque en este no hablas de lágrimas ni de amor, en fin que me engancha más cuando hablas de ella, del flan andante. Por si quieres saber una curiosidad yo también tengo un personaje que es una duda andante de esa que escribió Cris As en Facebook, por si te apetece te pego el enlace a mi DIARIO DE UNA MUJER CANSADA.

    http://diariodeunamujercansada.blogspot.com.es/?view=mosaic
    O EN MI WEB
    diariodeunamujercansada.es

    http://diariodeunamujercansada.es/

    Te felicito por tu novela, el comienzo como ya te he comentado me ha encantado.

    Me gusta

    • Gracias de nuevo 🙂

      Más por suerte que por desgracia, con la primera y la segunda tirada aparecieron diversas opiniones encontradas. A unos les gustaba que me pusiera más crudo, otros preferían la parte más dulce… Entonces lo pensé, vamos a intercalarlas. La vida es una sucesión de momentos agrios y dulces, con partes más crudas y con otras mas apacibles.
      así que ahí está el juego, se intercalaran hasta fusionarse 🙂

      Pero no adelanto más, que si no me lo cargo.

      Sobre la novela… Eso es un as que me estoy guardando en la manga. Estos textos, por decirlo de algún modo, sirven de alfombra roja para su apoteosica entrada. XD

      Voy a ponerme a leer tu obra. Tiene muy buena pinta. Ya hablaremos de ella según vaya avanzando.

      Un fuerte abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s