Sobre lo que deberíamos aprender.

Caminamos por el sendero que marcan los años librando incontables batallas para dar, al final de ellas, con nuestros cuerpos manchados por la experiencia. Y el tiempo pasa en esa lucha incansable por el amor, la felicidad o la gloria mientras la Vida nos arrastra irremediablemente a ese último año que hace que nos deslicemos hacia el último mes, el último minuto, el último segundo de nuestra existencia. Y todas esas batallas por vencer la guerra contra lo inevitable cobran sentido en ese instante en la frontera conocida de la Vida. Y tus ojos se percatan entonces de la realidad que dejaste de ver por estar borracho de experiencias y sólo entonces eres capaz de enjuiciarte y saber con exactitud si amaste con todo tu corazón, si fuiste feliz o si supiste vivir. La Vida, como el amor y la felicidad, solo cobra sentido cuando acaba y nadie nos ha preparado para eso. Por ello no entendemos como el amor se va, la felicidad se esfuma y la Vida desaparece de repente. Nadie nos ha enseñado a construir ese último instante al final del camino. Así pues, nos podrán enseñar a amar mostrando el sentido de la felicidad, trataran de explicarnos la gloria como razón de la felicidad y, por ende, como sentido de la Vida. Pero nada de lo que se diga tendrá sentido hasta que alguien pueda enseñarnos a morir. Esa es nuestra asignatura pendiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s